CALLE SIN RETORNO

FICHA TÉCNICA
T.O: Street of no return
Aka: Sans spoir de retour;
Rua sem regreso; Strada senza ritorno
Dir.: Samuel Fuller
Año: 1989
País: Francia/ Portugal
Música: Karl-Heinz Schäfer.
Actores: Keith Carradine, Valentina Vargas, Andrea Ferreol, Bill Duke, Sérgio Godinho, Joe Abdo, Rebecca Potok, Dominique Hullin, Samantha Fuller, Christa Lang, Sam Fuller

REVIEW
De lo más alto a lo más bajo por culpa de una mujer. Michael pasó de ser una estrella del pop-rock a vagabundo cuando le cortaron la garganta. Ahora desde esa posición luchará, mientras recupera la memoria, por reconstruir su vida y vengarse de los gansters que lo destruyeron.
El director Sam Fuller, perteneciente a lo que se conoció como GENERACIÓN DE LA VIOLENCIA, siempre se atuvo a la siguiente regla cinematográfica de cosecha propia: "Una película debe empezar con un hachazo y terminar con otro, de esta manera el espectador entra y sale limpiamente y es consciente de que ha vivido otra realidad."
Y aquí, en Calle sin retorno, su canto del cisne, lo cumple a la perfección. Entre un mazazo en una cabeza y un disparo en los testículos transcurre hora y media de puro delirio visual, crítica demoledora a la sociedad, violencia, brutalidad, drama, corrupción en todas las esferas de la sociedad, amor, desamor, traición...
Periodista en sus comienzos, Sam siempre hizo cine como un periodista, sequedad narrativa, economía de medios, agilidad expositiva y nunca dejó títere con cabeza. Hoy en día es casi un director de culto.
Trabajando siempre con escasos medios pero bien aprovechados, luchando contra el sistema, nunca consiguió salir de la serie B. Sus películas están llenas de imperfecciones, son rudas, primitivas, delirantes, irregulares, como hechas a mordiscos, pero siempre cargadas de sustancia y de ferocidad.
Apartado por los americanos, acabó trabajando en Europa. Street of no return la realizó con casi ochenta años, fue filmada en Lisboa, con muy pocos medios, con un argumento no demasiado bueno, pero es como casi todas sus obras una ametralladora de imágenes y de emociones.
No es ni de lejos una de sus mejores películas y seguramente es la más floja de las cuatro que grabó en los ochenta.
Pero como suele ser habitual en Fuller tiene más diálogos y más secuencias dignas de rescatar que la mayoría de lo que se puede encontrar hoy en día en las salas de cine, la tele o los videoclubs. Aunque desde luego este es bastante difícil de rescatar o de localizar en cualquiera de esos tres medios. 
Review by Espigado-Caracortada

No hay comentarios:

Publicar un comentario