ALIEN - 2

 FICHA TÉCNICA
TO: Alien 2-Sulla terra
/Alien 2 sobre la tierra
/Alien 2 on Earth
Año: 1980
Dir: Ciro Ippolito
País: Italia
Music: Oliver Onions
Cast: Belinda Mayne, Mark Bodin, Roberto Barrese, Benedetta Fantoli, Michele Soavi, Judy Perrin, Don Parkinson, Claudio Falanga, Ciro Ippolito, Donald Hodson

REVIEW
Esta película nace a partir de una artimaña comercial de los productores Agiolo Stella y Ciro Ippolito, por la cual, después del éxito de Alien: El octavo pasajero (Alien. Ridley Scott, 1979) publicitaron a través de Variety que iban a hacer la segunda parte: Alien 2. Recibieron una buena suma de millones en concepto de adelanto por parte de empresas que querían encargarse de distribución internacional de la película. Los dos mercachifles, Agiolo y Ciro, nada más cobrar se gastaron parte del dinero en un par de coches de alta gama y chicas de compañía. Con dos de ellas se pasearían por festivales internacionales promocionando la película sin tan siquiera tener un guión escrito. Con la resaca les llegó una demanda judicial de 20th Century-Fox de más de diez millones de dólares. Su primera reacción fue pensar en fugarse con el dinero que les quedaba y esconderse en algún lugar remoto, pero contrataron un abogado british que descubrió que la palabra Alien no estaba sujeta a derechos de copyright. Así pues, y para no meterse en más líos, se pusieron a pensar en el argumento de su película prometida.
Filmada en la Gruta de Castellana, en Apulia, provincia de Bari. Y exteriores rodados en San Diego, California. Alien-2 (este fue su título de estreno en España) es otro ejemplo de película que siempre se ha despachado como bazofia cinematográfica, pero que hoy en día, revisada en dvd o bluray, merece una segunda oportunidad desprovista de prejuicios. No digo que estemos ante una gran película ni mucho menos; peor aún tal cómo la conociamos hasta hace pocos años, es decir, mediante copias de vídeo con una imagen muy oscura achacada a la ineptitud técnica del director, que hacía prácticamente imposible discernir nada en las secuencias de la cueva donde transcurría la mayoría de la acción. Ésto, unido a la morosidad de la mayoría de las escenas, convertían a esta secuela, para más inri bastarda, en algo exasperante. Vista hoy podrá gustar más o menos, pero descubrimos que no era una cuestión de mala iluminación ni de torpeza..
La película transcurre en tres actos bien diferenciados:
1. Este primer acto está filmado a modo de cinema verité. La cámara sigue a siete jóvenes que se preparan para descender al interior de una cueva, el mismo día que un grupo de astronautas regresan de una misión espacial. El amerizaje de la nave, que se producirá sobre el océano, levanta un gran revuelo mediático (un comienzo que puede tener ecos de aquel de Zombie de Romero y donde se usan imágenes de archivo); el espectador estará al tanto del acontecimiento por medio de la radio y de una estación de televisión donde la protagonista será entrevista. Poco después sabremos que la nave espacial estaba vacía, sin rastro de los astronautas.
En la primera media hora la cámara no para de moverse, dando un aspecto semi-documental a la narración, incluidas imágenes de archivo, y  los actores mantienen diálogos improvisados con figurantes casuales: los clientes de un bar, el empleado de una bolera, una anciana que regenta una tienda de comestibles en el desierto, etc... Es interasante, y casi insólito en un film exploitation, ese planteamiento inicial de  cinema verité, que después de introducirse en la cueva no volverá a ser retomado nunca más, incluso en la parte final donde volvemos a los mismos exteriores.
La música de Oliver Onions (Guido y Maurizio De Angelis) acompaña muy bien a estas secuencias filmadas en San Diego, con temas folk apuntillados por sonidos electronicos, que dan ese toque country del sur de Estados Unidos pero anticipando la atmósfera miteriosa y fantacientífica. De camino a la gruta, uno de los jóvenes (interpretado por el futuro director del género Michele Soavi) se encuentra una extraña piedra azul que llevará con ellos. A los siete espeleólogos se les une un octavo compañero.
2. Una cueva y sus profundidades sustituyen a la claustrofóbica Nostromo del film original. En este punto las muertes se van sucediendo cual slasher; pretendiendo crear un climax de suspense, las escenas que preceden a cada muerte se alargan con lentitud para desembocar finalmente en una explosión gore. Un ejemplo es el plano secuencia que recorre el cuerpo tumbado de la primera víctima dede los pies, hasta llegar a la cabeza de donde saldrá el alien como si fuera la barriga de John Hurt. Mucho gore, con caras destrozadas, decapitaciones, ojos y sesos que revientan en mil pedazos. Los actores son mera carne de cañón, no sabemos nada de ellos y sólo empatizamos con Thelma (Belinda Mayne), la cual se muestra como protagonista desde el principio.
Thelma tiene premoniciones que le atormentan, tal como indica un doctor que aparece en la playa en los primeros minutos de la película, en una estampa de poética surrealista con la actriz esperándole en la orilla mientras él se acerca en una barquita con las botas en la mano.
En este segundo acto, destacan los efectos especiales sangrientos, de los que se encargó el propio director y productor Ciro Ipolitto, el cual consultó algunas dudas puntuales nada menos que a Mario Bava. El maestro lo madó a la carnicería a por callos, no es broma.
3. El tercer acto, la parte final, de nuevo en el exterior es una huída post-apocalíptica. Poco revelaré y lo dejaré a disfrute del que no haya visto la peli y quiera hacerlo. Para mí está bastante logrado el clima pesimista y como aprovecharon los pocos días de rodaje en Estados Unidos para crear esa ambientación desoladora de la ciudad. Otra gran idea es cómo capta el terror dentro de la bolera, como si todo el engranaje interior de la sala de máquinas tuviera vida propia. Me parece un excelente final dentro de sus posibles limitaciones.
Alien-2 empezó a ser dirigida por  Biagio Proietti, abandonando el rodaje a los pocos días. Ciro Ippolito, que además de productor era también el guionista, se hizo cargo de la dirección. Hay que señalar que el napolitano Ippolito había sido colaborador de uno de los creadores del neorealismo, Roberto Rossellini. Mientras que el otro productor, Agiolo Stella, era íntimo amigo de John Cassavetes, precursor del cinema verité en Estados Unidos. Cabe suponer la influencia de dos genios como Rossellini y Cassavetes sobre estos dos mercachifles italianos. Conociendo estas conexiones se puede entender mucho mejor que existe una verdadera intención de estilo en la parte "realista" al comienzo del film, antes de empezar a desarrollar la trama fantástica.
Ippolito hace un cameo como realizador de la estación de televisión donde se emite una previa del amerizaje de la nave espacial. Le vemos reclamar a sus ayudantes que las imágenes de archivo que están siendo emitidas en ese momento sean anunciadas como tal, al grito de: "no quiero que los espectadores crean que los engañamos."
Review by Gerard Fernández Ordel

MÁS IMÁGENES DE ALIEN-2

PESADILLAS DE UNA MENTE ENFERMA

 FICHA TÉCNICA
TO: Nightmare
/Nightmares in a Damaged Brain
Año: 1981
Dir: Romano Scavolni
País: USA-Italia
Music: Jack Eric Williams
Cast: Baird Stafford, Sharon Smith, C.J. Cooke, Mik Cribben, Danny Ronan, Kathleen Ferguson, Miranda Stevens, Kevin J. O'Neill

REVIEW
Durante su encierro en una institución mental por masacrar a una familia en Brooklyn, George Tatum se somete durante largo tiempo a un programa de tratatmiento experimental con drogas. De nuevo en libertad, George, recorre la ciudad de Nueva York visitando los antros nocturnos de  Times Square. En una cabina de peep-show sufre un ataque epiléptico con flashes que lo retrotaen a su infancia y a la violenta muerte de sus padres. Al día siguiente deja la Gran Manzana camino de Florida persiguiendo a su ex-mujer y a su hijo, el travieso C.J. Durante este periplo se queda tirado en Carolina de Sur donde tiene que pasar la noche. Allí acosa a una mujer que sale de un bar y la acaba asesinando brutalmente. Mientras, en Nueva York, los psiquiatras que le cuidaban intentan localizarlo...
Muchas son las cuestiones que hacen de esta cinta algo especial para muchos de los fans del cine de terror, en particular para los contemporáneos de la controvertida lista de video nasties británica y de las tiendas de alquiler de vídeo españolas que acogían aquella tremenda portada roja. Pesadillas de una mente enferma tiene el honor de ser la única video nastie que llevó gente a la cárcel, los responsables de su distribución en Reino Unido.
Como adolescente en aquellos años que se nutría de pilas de cajas vhs para el Fin de Semana y puentes de guardar, con especial inclinación a las ofertas de fondo de videoclub, atestiguo que ésta fue una de las más ásperas e incómodas cintas de terror que me llevé a casa. Las sensaciones transitaban entre el tedio y el mal rollo. Una experiencia cuasi- traumática, ya desde la impactante carátula.
Romano Scavolini (La orgía de la sangre/ Un bianco vestito per Marialé) se inspiró en la lectura de diferentes artículos que hablaban del uso en psiquiatría de potentes drogas, como tratamiento de reinserción en pacientes peligrosos. Aunque el director nunca lo ha reconocido, resulta más que obvia la influencia de tres películas: La noche de Halloween (1978), Llama un extraño (1979) y Maniac (1980). Curiosamente sí admite que tuvo presente La matanza de Texas (1974), algo que se puede captar entrelíneas y que tiene que ver con esa atmósfera malsana.
Pocas películas tienen una estética tan mugrienta y un nivel de maldad casi pornográfica. Un buen ejemplo son las secuencias que transcurren en el interior de un establecimiento "live sex" de la calle 42, en el interior de una sucia cabina privada. Separados por un cristal, una chica intenta excitarlo tocándose. Él entra en colapso, echando literalmente espuma por la boca mientras la chica se masturba.
A destacar:
-La polémica eterna sobre la participación de Tom Savini. El maestro de los efectos gore siempre ha mantenido que nunca tuvo nada que ver con esta película, sin embargo existen fotografías donde se le ve durante el rodaje. Al parecer Savini realizó labores de asesor técnico y supervisor en Nueva York, pero tuvo discrepancias con los productores que le han hecho renegar del resultado final. Su presencia en el set ha sido confirmada también por el actor Baird Stafford. Las secuencias filmadas en Florida fueron supervisadas por Cleve Hall.
-Los planos nocturnos de New York, con las marquesinas de los cines anunciando Calígula (Caligola), Nuestro hombre en Milán (La mala ordina), Los cinco venenos (Wu du), Fundido en negro (Fade to Black)...
-Juan Pique Simón y Alexandre Aja tomaron para Mil gritos tiene la noche (Pieces, 1982) y Alta tensión (Haite tension, 2003) respectivamente, para estas dos películas, sendos momentos basados en el film de Scavolini: uno tiene que ver con un hacha y un niño, otro con una garganta y una mujer.
-Romano Scavolini se negó a cortar las escena que Warner Bros y Universal solicitaban para poder distribuir la película en las salas estadounidenses. Finalmente sería la Twenty Century Film quién la estrenó en los USA bajo CLASIFICACIÓN X.
Review by Gerard Fernández Ordel

 MÁS IMÁGENES DEL FILM

LA OBSESA

 FICHA TÉCNICA
TO: L' Ossessa
AKA: Enter the Devil
/The Eerie Midnight Horror Show
Año: 1974
Dir: Mario Gariazzo
País: Italia
Music: Marcello Giombini
Cast: Stella Carnacina, Chris Avram, Luigi Pistilli, Lucretia Love, Ivan Rassimov, Gabriele Tinti

REVIEW
Daniela se dedica a la restauración de objetos antiguos. Un día, cuando procede a restaurar un cuadro, cae bajo el influjo de una fuerza maligna que parece remitir a la figura de Brigard, un demoníaco personaje crucificado junto a Jesucristo.
Nos encontramos en 1974, uno de los temas que suscitaba mayor reclamo dentro del cine de terror era el de las posesiones satánicas. Éxitos mainstream como La semilla del Diablo o El exorcista sirvieron para inspirar a los más diversos estajanovista de la serie b. En aquellos años surgieron todo tipo de subproductos y por supuesto ahí estaban los italianos, llevando todo un poco mas lejos que el resto. Muchos de estos horrores del país de la bota merecen una revisión hoy en día, después de tener en la mayoría de los casos como único referente osuras (porque no se distinguía un carajo) ediciones videográficas. Ahora apreciamos mucho mejor la textura y el color verde esperanza de los vómitos e incluso podemos redescubrir obras realmente transgresoras.
En La obsesa el director Mario Gariazzo adorna la película con florituras artísticas y momentos de angustia muy elaborados. Es una producción modesta, incluso dentro de los estándares italianos, pero asume su condición provocadora hasta las ultimas consecuencias. Comparándola con otras exploitation similares, por ejemplo los filmes de Ovidio Assonitis Poder maléfico (Chi sei?, 1974) y Stridilum (The visitor, 1979) que se permitían incluir un subtexto metafísico, Gariazzo no especula más allá de retorcer los clichés y la correlación entre religión y sexo.
En los pasajes psico-sexuales la dualidad del bien y el mal está siempre presente. El guión intenta exorcizar esta  reciprocidad por el caminode la flagelación: a Luisa (Lucretia Love) le encanta  que los pétalos de rosa acaricien suavemente su piel justo antes de ser salvajemente golpeada por su esclavo sexual (Gabriele Tinti).  Mientras que el padre Xeno (Luigi Pistilli) se azota después de estar a un paso de sucumbir ante la llamada carnal de la poseída (Stella Carnacina).
Stella Carnacina tenía veinte años cuando se enfrentó a este personaje hipersexuado. Su debut en el cine se había producido tres años antes en la cinta de Giorgio Stegani Violación bajo el sol (Il sole nella pelle), también junto a Luigi Pustilli y con Ornella Muti. El Demonio es personificado por Ivan Rassimov, que se apodera de los últimos quince minutos de película. La iluminación que sobre él pone Gariazzo y su tensión facial son tan efectivas que no es necesario ningún maquillaje. Ésto no desmerece para nada los efectos de Paolo Ricci en uno de sus primeros trabajos, después se especializaría en el gore antropófago con taparrabos.
Review by Gerard Fernández Ordel 

 MÁS IMÁGENES DEL FILM