PETS (MASCOTAS)

FICHA TÉCNICA
T.O: Pets
Aka: Submission/Animal women/Sesso ribelle
Director: Raphael Nussbaum
Año: 1973
País: USA
Músic: George del Barrio
Cast: Candice Rialson, Teri Guzmán, Ed Bishop, Joan Blackman, Brett Parker Roberto Contreras, K.T. Stevens, Matt Green

REVIEW
La sexploitation USA años 70 aún esconde (y de qué manenera) deliciosos y amorales placeres. Pero si en estos días que corren te sientes ofendido/a con Bertolucci y Marlon Brando deja de leer, sal por piernas y no mires atrás, porque esto no es para ti. Si por contra, admiras pelis como Las Veinteañeras, por su inclasificable libertad, por ser una peli irrepetible hija de una época y eres consciente de que aquel amargo final de Lilli Carati y Gloria Guida fue sólo ficción, tal vez conocer una peli como Pets (Mascotas) te puede resultar reconfortante... Y es que desde que la visioné no he dejado de imaginar lo que hubiera sido un remake italiano de esta peli con las protagonistas del film de Fernando Di Leo (y si me apuras con Guida y la Gemser). Y la comparación no es baladí, pues ambas cintas tienen ese contraste de lo  explotativo o trash con cierta melancolía, subrayada en la música y canciones de su banda sonora.
Pets -también conocida como Submission- cuenta las diferentes peripecias que sufre la joven pero decidida y astuta Bonnie, interpretada por la rubia Candice Rialson, actriz de absoluto culto, no tanto en España donde apenas han llegado a estrenarse sus películas, pero sí para el fan norteamericano y de otros lugares.
Bonnie parece una especie de adolescente fugada del hogar, que se nos presenta por primera vez transitando zonas nocturnas poco recomendables de la ciudad en una secuencia pre-créditos. Posteriormente, ya de día, por barrios residenciales, pero siempre sin un destino evidente. Autoestopista sexy, con su vestimenta atrevida como ella misma y halo de candidez adolescente. A partir de ahí le acompañamos en su periplo, donde irá encontrándose con singulares personajes que de una manera u otra tratan de utilizarla.
Bien, la peli parece dividida en tres segmento más o menos diferenciados, pero siguiendo una misma línea argumental: en el primero Bonnie conoce a una feroz delincuente de raza negra,  Pat (Teri Guzmán) que la involucra en el asalto y secuestro de un hombre de mediana edad (Brett Parker), al que llevan a punta de pistola a un bosque apartado donde lo humillan y atormentan sexualmente.
Después Bonnie caerá en manos de una posesiva y adinerada pintora lesbiana (Joan Blackman), que se encapricha de nuestra protagonista. La pintora lleva a vivir a Bonnie a su mansión, pero los celos enfermizos acaban rompiendo de forma violenta la relación. En su nueva huída Bonnie pasa a formar parte del zoo privado que esconde en su sótano un coleccionista de arte amigo de la pintora. Bonnie es enjaulada, convirtiéndose en otra de las mascotas de este perverso personaje, interpretado por un genial y enajenado Ed Bishop.
La misoginia era un elemento a explotar en estas películas, algo muy habitual desde las Roughies de Russ Meyer o Lee Frost en los 60, hasta buena parte del maremágnum del eurotrash y sus Gialli más virulentos, con bellas señoritas en roles de víctimas designadas, que abarca también los primeros 80, tal vez con El Destripador de New York de Fulci como último gran ejemplo. Son sólo placeres culpables. It's only a movie...  Only a movie... Only a movie... Only a movie...
Review by Gerard Fernández Ordel


 TRAILER FOTOGRÁFICO DE "PETS" (MASCOTAS)

EL ÁRBOL DE GUERNICA

FICHA TÉCNICA
T.O: L'Arbre de Guernica
Aka: L'Albero di Guernica
/ The Tree of Guernica
Director: Fernando Arrabal
Año: 1975
País: Francia-Italia
Músic: Popular/Tradicional
Cast: Mariangela Melato, Ron Faber, Cosimo Cinieri, Franco Ressel, Mario Novelli, Cirylle Spiga, Franco Doria, Salvatore Furnari, Mimmo Imperato

REVIEW
Una mujer pasa montada en una mula por un pueblo, Villa-Ramiro. Un grupo de abuelas se mete con ella y la insultan por considerarla una libertina. La mujer continúa su camino sin responder a los insultos. Pero poco después, tres hombres la acosan hasta acorralarla e intentan violarla... entonces ella saca de su delantal un puñado de culebras y  las lanza sobre los violadores, que son mordidos por los reptiles. Mientras, militares y clero trazan un plan para acabar con la república.
Obra Maestra del cine surrealista más transgresor hecho nunca por un director español. Prohibida en España y estrenada finalmente bajo anagrama "S" en 1982. Dicho estreno provocó algunas pequeñas revueltas populares en los cines, con gente que intentaba boicotear su proyección. Violentamente gráfica, provocadora, considerada blasfema y acusada de tendencioso mensaje anti-fascista.
Hay una escena en una iglesia llena de niños donde un enano se masturba ante una imagen religiosa para después, delicadamente, untar los labios de la estatua con el semen ante el aplauso de todos los niños. En otra vemos como a un republicano le queman los genitales en la plaza de un pueblo, todo mostrado de forma explícita... Y esto son sólo dos ejemplos.
Fernando Arrabal desmitifica la Guerra Civil Española, tal vez de manera excesiva. Un torrente de imágenes difíciles de asimilar y que aún, hoy en día, pueden herir sensibilidades. Vemos a los campesinos vascos luchar contra los rebeldes franquistas en las primeras escaramuzas. Guernica es arrasada y un árbol se convierte en símbolo. En Villa-Ramiro el frente republicano se hace fuerte.
Este Árbol de Guernica tiene una narración más convencional y fácil de seguir que otras películas del director, por ejemplo Viva la Muerte (1971), también magnífica.
Valoro esta cinta como Obra Maestra por su estilo puramente cinematográfico, sin dejar de lado su condición de film maldito donde los haya, y aunque lo que cuenta mezcla ficción y realidad, en definitiva es cine, ni tan siquiera un documental. Un exceso de genialidad y talento, más allá de cualquier mensaje, al servició de una historia delicada. Arrabal ataca y castiga a uno de los bandos, pero nunca da la sensación de intentar manipular al espectador.
Una película que aún hoy puede causar disgusto e indignación en algunas personas, pues es directa y sin tapujos; llena de símbolos partidistas y religiosos reales, banderas reales, e himnos nacionales, regionales y militares reales.
A modo de curiosidad final, el actor Ron Faber, que interpreta a Goya en esta película, es el mismo actor que ponía voz al Demonio en la versión original de El Exorcista (The Exorcist, William Friedkin 1973).
No confundir con la película de Pedro Lazaga El otro árbol de Guernica (1969).
Review by Gerard Fernández Ordel

MÁS IMÁGENES DEL FILM