CAMERÚN CONNECTION (CAMEROON CONNECTION)

FICHA TÉCNICA
T.O.: Cameroon Connection
Aka: Cameroun connection
Director: Alphonse Beni
Año: 1984
País: Camerún
Música: Daniel J. White
/Brillan Ekambi/Guillaume Toto
Actores: Alphonse Beni, Bruce Le, France Lise, Arianne Kah, Emmanuele Tengna, Athanase Esso, Masssa Batre, N'Hanack Tonye, Monthe Ignase, Friede Foula Soppo, Marilou Minko, Martine Amondo

REVIEW
Tras la muerte de una joven en extrañas circunstancias, el inspector de policía Baiko debe hacer frente a la investigación que relaciona dicha muerte con la desaparición de varias mujeres. Parece que todo se debe a una gran conspiración donde puede estar implicado un poderoso hechicero. La investigación le llevará a viajar a París para encontrarse con la hermana gemela de la chica asesinada. Allí, tras una reyerta en una discoteca, hará amistad con un chino experto en artes marciales que casualmente es propietario de una fábrica de cervezas en Camerún. Ambos se volverán a encontrar en el país africano donde Baiko continuará sus pesquisas...
Pionero del cine de género en el África negra. El emprendedor Alphonse Beni, en los años 70 y 80, antes del boom nigeriano de Nollywood, ya facturaba películas de acción, eróticas y de fiebre discotequera en Camerún. Alphonse Beni es el protagonista, director, productor y guionista de esta insólita cinta titulada Cameroon Connection. Por supuesto no faltan las peleas de kung-fu donde Beni es secundado por Bruce Le, uno de los más emblemáticos clones de Bruce Lee...
La peli transcurre casi íntegramente en Yaundé y Duala, principales ciudades de la ex colonia francesa. Tan sólo un fugaz viaje del protagonista a París nos hace abandonar el país Africano. Además de artes marciales hay tetas y discotecas, subtramas que no nos llevan a ninguna parte, mucha música pop africana y hasta un hechicero con licencia (en África lo llaman medicina tradicional).
La brujería, la superstición, el animismo y los amuletos son elementos indispensables en el cine africano, en pelis donde hay desgracias o conflictos siempre aparece un brujo.
Cuarta aventura del Inspector Baiko, una especie de alter-ego creado por Beni, penúltima antes de la delirante coproducción con Italia Terror Force Comando (1986). En Camerún Connection, Baiko, tiene que averiguar quién es el homicida responsable de la desaparición de varias jóvenes de la capital. Algún asesinato y el inesperado final, cuando se desenmascara al asesino sorpresa, recuerda lejanamente a algún thriller italiano setentero con algo más de acción de lo habitual (peleas a puñetazos, persecuciones, tiros...) tipo El Hombre de los ojos de hielo (Alberto de Martino, 1971), que como en este caso contiene también algún referente esotérico.
Imposible no simpatizar con este camerunés y su quimera. Beni llegó a trabajar con gente como Pierre Chevaliers, José Benazéraf, Richard Harrison o Godfrey Ho.
Además de hacer incursiones en el soft-porno, dirigiendo y protagonizando La posición 69 (Infernales Pénétrations, 1976)... Sus posteriores pelis de ninjas seguramente sean las más accesibles, las que hizo en colaboración con Godfrey Ho. Su etapa en la sexploitatión francesa, y más concretamente en los míticos estudios Eurociné, está presente de alguna manera también en esta película, encarnada en la figura del compositor Michael J. White que se encarga de una parte de la banda sonora original (posiblemnte fusilada de alguna otra película), pero la mayoría de las canciones que escuchamos son temas de cantantes afro-beat de aquella época.
Review by Gerard Fernández Ordel


MÁS IMÁGENES DE CAMERÚN CINNECTION

EL IMPERIO PERDIDO (THE LOST EMPIRE)

FICHA TÉCNICA
T.O.: The Lost empire
Dir: Jim Wynorski
Año: 1984
País: USA
Musica: Alan Howarth
Cast: Melanie Vincz, Raven de la Croix, Angela Aames, Paul Coufos, Angus Scrimm, Bob Tessier, Linda Shayne, Angelique Pettyjohn, Anne Gaybis, Art Hern, Steve Neill

REVIEW
Hermosa por fuera, tenaz por dentro, la inspectora Angel Wolfe (Melanie Vincz) es un duro agente secreto de policía. Mientras trabaja en un caso de secuestro terrorista, su hermano, también policía, es brutalmente asesinado. Angel, movida por la venganza y afán de justicia, inicia la investigación con la ayuda de dos agentes mas: Una ex-reclusa y una guerrera india. Atentados contra sus vidas, misterios, subversión, criminales intocables, son el itinerario de obstáculos que se opondrán a su deber.
Auténtico tebeo de ciencia-ficción, acción imposible, semi estrellas de serie b y jamonas de aquí te espero; además de algún guiño hacia la filmografía de Bruce Lee, lo ninja, la novela pulp, Conan el Bárbaro y un montón de cosas más. Desde la Sexploitation al Western, pasando por el cine de terror.
La primera parte de la peli la podríamos denominar de "acción urbana", con una mujer policía invencible y motorizada, que tras la muerte de su hermano decide ir a por el asesino, que no es otro que el líder de una secta con línea directa con Satanás. El líder está interpretado por Angus Scrimm, "El Hombre Alto" de Phantasma (Don Coscarelli, 1979). Este personaje se llama Chuck Lee en homenaje a la inolvidable escena de lucha entre Chuck Norris y Bruce Lee en el coliseo romano de El Furor del Dragón (Meng long guojiang/Return of the Dragon, 1972).
Una breve aparición del detective Charlie Chan (nada menos) informará a la protagonista de las intenciones de Chuck Lee, que no son otras que encontrar los "Ojos de Avatar", una especie de piedras preciosas de poderes infinitos. Además nos enteraremos que este villano megalómano tiene un pacto con el Diablo. Lee debe cometer al menos un crimen diario para ofrecérselo a Satanás.
La secta en cuestión, que se engalana con banderas y demás parafernalia de inspiración Nazi, organiza una competición en su isla, una fortaleza inexpugnable que nos vuelve a remitir al universo de Bruce Lee. A la competición sólo se pueden apuntar tríos de féminas, y nuestra protagonista deberá reclutar a dos súper hembras para llegar hasta su objetivo.
La primera en ser reclutada es Estrella Blanca (Raven "megavixens" de Lecroix) una especie de deidad india a la que Angel invocará.
Completará el trío una reclusa (Angela Aames) a la que ella misma metió en prisión. Ésta nos es presentada en una escena que es puro subgénero WIP: una pelea de barro en el patio de la cárcel... Una escena que acaba en las duchas.
La segunda parte de la cinta transcurre en la isla, "el imperio perdido" al que hace referencia el título. Al llegar todas las chicas deben pasar un reconocimiento médico al puro estilo campo de concentración de las SS. El lugar está lleno de pasadizos y cámaras secretas y las visitantes tienen que vestir como guerreras amazonas, mientras que los anfitriones son una especie de monjes armados con metralletas y un gorila maguila (Steve Neill) que custodia las mazmorras.
No falta el cachondeo, con diálogos tontorrones en plan chistes a traición, la mayoría cortesía del bigotes Paul Coufos (El alimento de los dioses 2, Lucha de Titanes, 976 Evil-II... ). El Imperio Perdido es una cinta de culto instantáneo y también la pelicula con la que debutó en la dirección Jim Wynorski, un grande del cine exploitation más reciente con más de 100 títulos desde entonces.
A modo de dato, apuntar que las imágenes que acompañan esta reseña están sacadas de la edición videográfica original española sistema-2000, de nuestra videoteca. Y como se puede observar en la primera captura que os dejo más abajo, la clasificación de "NO recomendada a menores de 13 años" se antoja un poco corta, dada la cantidad de desnudos. Los niños y adolescentes de aquella época lo celebramos. Al fin y al cabo, como decía al principio, todo aquí es puro tebeo.
Review by Gerard Fernández Ordel *2009


MÁS IMÁGENES DEL FILM

VÍDEO-ARQUEOLOGÍA (Vol.9): LA POSADA DE LA MALEDICENCIA

Edición videográfica española de la película La locanda della maladolescenza a cargo de FILMS VIDEO 28. La película fue dirigida en 1979 por Marco Sole (Bruno Gaburro).
FILMS VIDEO 28 era uno de los sellos videográficos del productor y distribuidor José Frade. Sin duda "JF. Films" era el más conocido y mítico por sus característicos estuches rojos (prácticamente todos los clásicos del horror-gore de Fulci en caja grande), pero también había otros como "Constan Films" con carátula de color azul claro (Miedo en la ciudad de los muertos vivientes, El placer de Venus...) o más hacia mediados de los 80 "José Frade producciones cinematográficas", con un logo más colorista (citar por ejemplo Descanse en piezas y Al filo del hacha, los slasher de J.R.Larraz). Pero la particularidad de FILMS VIDEO 28 es que, mediante esta etiqueta, Frade lanzaba sus cintas porno. No todo lo que salía bajo FILMS VIDEO 28 era porno, pero sí todos los pornos de Frade se editaban a través de FILMS VIDEO 28. La posada de la maledicencia (La locanda della maladolescenza, 1980) es uno de los hard italianos más turbios de la época, entre otras cosas por su dudosa autoría y su atmósfera mórbida. Confirmar plenamente la paternidad de la película al director Bruno Gaburro; se especuló en algún momento que el guionista y director trashy Carlo Veo podría estar detrás del misterioso Marco Sole, que en realidad es una firma etérea. Gaburro (de mala rima española), conocido por pelis como Los hijos de nadie (1974), Pecando en familia (1975) o Malombra (1984), es el director de la cinta que nos ocupa. Otros títulos hard de este "Fradiano" (que no Freudiano) FILMS VIDEO 28 con sus carátulas azul eléctrico, posiblemente los más conocidos serían Porno Holocausto de Joe D'Amato o La vida porno de una condesa, con Marina Hedman.