YO ESCAPÉ DE LA ISLA DEL DIABLO

FICHA TÉCNICA
TO: I escaped from Devil's Island
Año: 1973
Dir: William Witney
País: USA
Music: Lex Baxter
Cast: Jim Brown, Christopher George, Richard Ely, Paul Richard, Richard Rust, James Luisi, Gabriella Ríos, Ana de Sade, Robert Phillips, Enrique Lucero, Bob Harris, Quintín Bulnes

REVIEW
Durante la Tercera República Francesa entre 1887 y 1938 más de 75.000 presos de todos los estratos sociales fueron enviados a una remota e infame colonia francesa en Sudamérica: Guayana. Distribuidos en diferentes asentamientos, eran sometidos en campos de trabajo; los que no mueren ejecutados acaban falleciendo a causa de las torturas, las enfermedades y el hambre. En 1918, en la penitenciaría colonial de la Isla del Diablo, el prisionero Le Bras (Jim Brown) es condenado a muerte mediante la guillotina. Pero justo en el momento que va a ser decapitado, Le Bras se salva: Francia ha declarado una amnistía y las sentencias de muerte son conmutadas por cadena perpetua. Para él significa lo mismo, y se prepara para escapar. Todo está en su contra porque nadie ha logrado nunca fugarse de la Isla del Diablo. Pero con la ayuda de un trío de compañeros, el comunista y pacifista Devert (Christopher George), el efebo homosexual Jo-Jo (Richard Ely) y su compañero en el despiece de cerdos Dazzas (James Luisi), Le Bras pone en práctica su plan. 
Hollywood llevaba años preparando la adaptación del best seller francés de 1969 Papillón, libro autobiográfico del exconvicto Henri Charrière. El proyecto había pasado por directores y actores del momento como Roman Polanski y Warren Beaty, a clásicos de la talla de Richard Brooks que había soñado hacer la película con Alain Delon y Jean Paul Belmondo como pareja protagonista. Cuando finalmente se anuncia que la película será dirigida por Franklyn J. Schaffner, con Steve McQeen y Dustin Hoffman como protagonistas, los reyes de la serie b Roger y Gene Corman ya estaban preparados para hacer su propia adaptación no oficial del libro.
 La idea de los Corman no era hacer simplemente algo a rebufo de una gran superproducción, sino que su estrategia sería estrenarla antes y aprovecharse del bombo publicitario de ésta. En diciembre de 1972 contrataron a Jim Brown, buscando así captar a la audiencia de los barrios negros que en aquel momento llenaba las salas que proyectaban las películas blaxploitation, género que en 1973 estaba en pleno apogeo. Jim Brown, después de haber participado en películas de Hollywood como Doce del Patíbulo (The Dirty Dozen, 1967), había dado el paso hacia el cine blaxploitation, convirtiéndose en estrella con Operación Masacre (Slaughter, 1972), Pólvora Negra (Black Gunn, 1972) y Masacre (Slaughter's Big Rip-Off, 1973)
Por su parte, Roger Corman ya había producido tres películas protagonizadas por Pam Grier que curiosamente comparten algunos elementos con la historia de Papillón (como prisiones situadas en lugares remotos, fugas peligrosas, cacerías humanas y selvas tropicales) y estaba apunto de estrenar en enero otra más, Encadenadas (Black Mama, White Mama). Mientras Gene Corman últimaba los detalles de otra película carcelaria titulada Slams, también protagonizada por Jim Brown y escrita por Richard Adams, autor del guión de Yo Escape de la Isla del Diablo.
El primer director que tuvo en sus manos el guión de Yo Escape de la Isla del Diablo (así como el de Slams) fue el joven Martin Scorsese, que acababa de hacer El tren de Bertha (Boxcard Bertha, 1972) producida por Roger Corman. Aconsejado por su amigo John Cassavetes, Scorsese había decidido no hacer más películas de explotación y rechazó el guión. The Corman Company llamó entonces al veterano director de acción William "The Wild" Witney. El rodaje comenzó en el suroeste de México, en el Estado de Guerrero situado en la costa del Pacífico, que además de playas ofrecía rincones exóticos, montañas rocosas, frondosos bosques y un gran río. 
Antes de agosto la película ya estaba montada y vendida para su distribución a la United Artists. Se estrenó un par de meses antes que Papillón, que lo hizo en las navidades de 1973. Ambas películas llegaron a competir en taquilla, pero finalmente Yo Escapé de la Isla del Diablo no obtuvo el éxito esperado en los barrios negros, posiblemente debido a que no se trataba de la clásica blaxploitation de acción urbana. Hay otra teoría más políticamente incorrecta, relacionada con la homofobia existente dentro de la comunidad afroamericana y su rechazo a ver a Jim Brown retozar con un joven blanco homosexual, por más que en la película queda bastante claro que se trata de una argucia del protagonista. Con todo resultó una película bastante rentable. 
Hoy en día esta cinta suele ser despachada muy a la ligera, argumentando que no es más que una burda copia del film protagonizado por Steve McQueen, cuando vemos que la realidad no es así. Yo Escapé de el Diablo es una versión interesante de la historia de Henri Charriere y posiblemente la más entretenida sobre los campos de prisioneros de la Guayana Francesa. Es evidente que no puede competir con el enorme presupuesto de Papillón, donde sólo el sueldo de Steve McQueen dobla la inversión de The Corman Company.
He de decir que no es mi película preferida de Jim Brown (mi favorita es Slams). Se puede adivinar que fue realizada con cierta premura y a mi juicio estira un tanto la parte final de la persecución, pero me gusta como desarrolla algunos aspectos de la novela que la película de Franklyn J. Schaffner pasa un poco por encima; por ejemplo el encuentro con los leprosos me gusta más aquí, así como el enamoramiento de Jim Brown con las nativas o el retrato que hace William Witney del grupo de homosexuales dentro de la colonia penal, casi a modo de "tribu urbana". La película siempre mantiene un buen ritmo y contiene las suficientes dosis explotativas de entretenimiento y asombro: violencia, crueldad, desnudez femenina, el sangriento ataque de un tiburón e incluso incluye algunas imágenes zoológicas de archivo al estilo de los documentales mondo. 

OTROS DATOS Y CURIOSIDADES
-Yo Escape de La Isla del Diablo fue demandada sin éxito por los productores de Papillón.
-Una de las pocas presencias femeninas a destacar en la película es la de Ana de Sade, joven actriz mexicana de 22 años que había debutado en el cine pocos meses antes con la Montaña Sagrada de Alejandro Jodorowsky.
-Roger Corman, además de esta película, le ofreció a Scorsese dirigir otra con Pam Grier que se iba a titular The Arena (Guerreras Desnudas), una variación del género de mujeres encarceladas en clave peplum. Finalmente The Arena sería dirigida en Italia por Steve Carver con ayuda de Joe D'Amato. 
-La mujer de William Witney padecía una grave enfermedad y murió poco después de que el director regresara de México.
-La últimas dos películas de William Witney también estarían relacionadas con el género blaxploitation, una de pleno derecho, Dartown Strutters (1975), protagonizada por cuatro bellezas negras motorizadas a ritmo de funk, y Showdown at Eagle Gap (1982), un western fuera de su tiempo co-protagonizado por Rockne Tarkington (Black Samson, Melinda, Zebra Force...) como cowboy negro ajusticiando a terratenientes racistas.
Review by Gerard Fernández
 
MÁS IMÁGENES DEL FILM

YA SOY UNA MUJER (I START COUNTING)

FICHA TÉCNICA
TO: I start counting
Año: 1969
Dir: David Greene
País: USA
Music: Basil Kirchin
Cast: Jenny Agutter, Bryan Marshall, Clare Sutcliffe, Magde Ryan, Billy Russell, Gregory Phillips, Simon Ward, Lana Morris, Michael Feast, Fay Compton, Lewis Flander, Lally Bowers, Gordon Richardson, Charles Lloyd Pack

REVIEW
Wynne (Jenny Agutter) en una niña adoptada que al llegar a la pubertad se siente atraída por su hermano mayor George (Bryan Marshall) de 32 años. Paralelamente, un asesino en serie anda suelto por la zona y varias adolescentes aparecen muertas en el lago. Wynne comienza a sospechar de George cuando descubre unas manchas de sangre en el suéter que ella le regaló. También observa en él un comportamiento extraño: intempestivas salidas, mentiras, arañazos en el cuerpo... 
I start counting (en España titulada Ya soy una mujer), es todo un hallazgo, uno de esos casos extraordinarios de películas olvidadas.  Junto a Noche tras noche (Night after night after night...) de Lindsay Shonteff, estrenada ese mismo año 1969, es en mi opinión la película que marca el camino del cine de terror y suspense británico de la década de los 70. Un precedente a películas como De repente la oscuridad (And Soon the Darkness. Robert Fuest, 1970) y los thrillers de Sidney Hayers y José Ramón Larraz. Sin embargo es mucho más compleja que cualquier otra del género, por sus múltiples capas y estudio de personajes. 
Protagonizada por la subestimada Jenny Agutter, que lleva todo el peso de la película durante sus 105 minutos de metraje en un fascinante 'tour de force';  envuelta en un clima de misterio, despertar sexual y conflicto emocional. Curiosamente, cuanto más convencida está de que su hermano es el maníaco homicida que aterroriza la ciudad, más amor y deseo siente por él. 
Wynne vive con su familia en un bloque de apartamentos de una pequeña ciudad al sur de Inglaterra. Su mejor amiga es Corinne (Clare Sutcliffe), más desenvuelta y descarada con los hombres, que presume de haberse acostado con varios chicos y también coquetea con George, a pesar de conocer los sentimientos de su amiga. Ambas suelen ir a pubs y tiendas de discos del centro. Otras veces montan en autobús para ir a las afueras de la ciudad, donde se encuentra la antigua vivienda de la familia de Wynne, una casa de campo ahora abandonada. Un lugar que la protagonista parece echar de menos y que le trae muchos recuerdos, algunos de ellos traumático.
Uno de los puntos más interesantes de la peli es el contraste entre el entorno rural como representación del pasado y la vida urbana posmoderna, reflejada en planos exteriores donde se erige el edificio en el que vive Wynne y en el retrato de la juventud inglesa de provincias a finales los 60, que avanza hacia nuevos cambios sociales y culturales. La última imagen de la película (y esto no es un spoiler) es la de una gran máquina excavadora que reducie a escombros la casa del campo, rompiendo paredes, ventanas, techos y pisando sin piedad algunos recuerdos familiares.
DATOS Y CURIOSIDADES
-I start counting despertó cierta controversia en Reino Unido tras su estreno en enero de 1969, al tocar abiertamente temas tabú como el incesto, las drogas y la sexualidad adolescente, además de ser acusada de blasfema.
-Su distribución en vídeo fue muy limitada o directamente invisible. Hasta ahora tan sólo se le conocían algunos intempestivos pases televisivos. El pasado noviembre del año 2020 el sello Vinegar Syndrome lanzó una sorprendente edición en bluray.
-Dirigida por David Greene, mucho más conocido por sus trabajos televisivos (Hombre rico, hombre pobre, Raíces...) pero que en sus incursiones para la pantalla grande dejó algunas joyas interesantes. Además de Ya soy una mujer, particularmente destaco La ambición de Jodie Palmer (Hard Country, 1981) con Jan-Michael Vincent, Kim Basinger, Michael Parks y Daryl Hannah.
-Aunque hace de una joven de 14 años, Jenny Agutte tenía 16 cuando rodó la película. En 1971 Nicolas Roeg la eligió para interpretar a la protagonista de la maravillosa película de culto australiana Walkabout. Además, Roeg también se llevó a Australia al diseñador de producción de I start counting, Brian Eatwell.  
-Estrenada en España en con tres años de retraso el miércoles 26 de enero de 1972, distribuída por C.B.FILMS. Recaudó 4.400.000 pesetas y fue vista por 737.000 espectadores.
Review by Gerard Fernández

MÁS IMÁGENES DEL FILM